MI BLOG PERSONAL

Encontrarás fotos, recuerdos, poemas, cuentos, publicaciones, actualidad ....y algo más. Deja tu comentario y conviértete en Seguidor. Te invito a hacerlo.

domingo, 26 de agosto de 2012

Don Machado (Cuento)


DON MACHADO-




Se adelanta al grupo.

Saca del bolsillo del saco, un papel que está prolijamente doblado. Con lentitud acomoda la solapa del bolsillo.

Así ha preservado el pequeño pero significativo homenaje que ha redactado la noche anterior.

Carraspea ligeramente y recorre con la mirada el compacto grupo que rodea el féretro. Después de asegurarse de haber concentrado la atención de los presentes, comienza con voz pausada y clara.

-¡Don Machado! La Sociedad que usted tan dignamente ha presidido durante la última década.....!- Juan continúa con énfasis detallando la soberbia personalidad de este hombre que ahora yace, inerte, en el oscuro reducto de buena madera, que, pequeño y sellado, luego de finalizado los discursos, es bajado lentamente a la fosa abierta.

Juan, no puede evitar un leve estremecimiento, mientras piensa:

-¡Ésta siempre nos espera!- se refiere a la tierra- ¡No tiene apuro! ¡Simplemente abre las fauces y recibe!-

No sabe qué le pasa. Otras veces toma con más filosofía la circunstancia de despedir a un vecino o conocido, también esto de concurrir al simple acto social que rodea algo tan inexplicable como la vida y la muerte.... Hoy está nostálgico.

Es de tarde. El predio de Jardín de Paz, se extiende como una sábana de fresco césped, interrumpido por las losas y cruces que identifican cada lugar y su pertenencia. Los árboles del costado se alargan en sombras con los últimos rayos plenos de este día,....que al fin de cuentas, es un día más.

Un jolgorio de gorriones y calandrias ponen la nota ruidosa en medio del silencio de los presentes. Todo le llama la atención a Juan. Entonces se fija en la pequeña y frágil mujer, que es sostenida por manos que parecen protegerla y guiarla con gran cuidado. Es Doña Beatriz, la esposa de Don Machado.

Juan se acerca y la saluda con emocionado respeto.



Han pasado seis meses, cuando se entera que la enfermedad y la muerte golpearán nuevamente a la familia Machado. Beatriz está gravemente enferma. El mismo día que Juan se entera de la triste novedad, recibe la visita del mayor de los hijos de Machado y Beatriz.

-¡Hola, Juan!- y agrega con tono apesadumbrado- ¿Sabes lo de mamá, verdad?- el breve y afectuoso saludo demuestra la amigable relación que los une.

-¡Sí, lo sé! Si puedo ser útil en algo...-

-Vengo por ese motivo. Me envía mi madre, quiere que vayas.- Juan mira interrogante a Mario, que es un gigantón serio y bueno, además de gran trabajador.

-¿Doña Beatriz me llama? ¿Ella te pidió que vinieras?- Juan siente una profunda tristeza, mezcla de impotencia e incredulidad. Mario afirma cabizbajo. Han crecido juntos, con Mario que tiene su misma edad y con los dos menores José y Joaquín.

Juan, desde muy niño, siente que cada vez que ve a Doña Beatriz, algo se detiene dentro suyo. Como si se instalara el silencio en su corazón. Esa mujer frágil y dulce, no parece tener nada en común con la rotunda personalidad de Don Machado, ni con la saludable presencia de los hijos.

-Mario...¿qué edad tiene Doña Beatriz?- le cuesta asociarla a una enfermedad terminal.

-¿Mamá? Tiene cincuenta, veinte años menos que papá. ¿Qué le digo? ¿Vienes?-

Juan, no duda en acompañar a Mario. Mientras, se pregunta de el por qué de ese llamado.

Cuando llegan, Mario se adelanta haciendo un gesto de espera para Juan. A los pocos segundos regresa y hace pasar a su amigo.



Beatriz, rodeada de blancos almohadones bordados, es una figura pálida y pequeña. Aún en la enfermedad tiene la belleza admirable de siempre.

-¡Gracias por venir, Juan!- con un leve ademán, pide gentilmente quedar sola con el joven.

La emoción pugna por manifestarse en lágrimas, que Juan contiene a duras penas. Opta por tomar la mano que Beatriz le extiende y la sostiene entre las suyas intentando transmitirle calor.

-Juan, sabes que todos te queremos mucho. Don Machado también, siempre te consideró otro hijo más. ¿Sabes de mi enfermedad, verdad?- lo dijo así nomás, sin vueltas.

A Juan le pareció recibir un puñetazo en el pecho.

-¡Sí, Doña Beatriz! Pero siempre hay una esperanza....- calló sin saber qué decir, mientras, ella sonríe enigmática, como quien ve más lejos que el resto. -¿Qué puedo hacer por usted?-

La enferma señala un mueble y le pide a Juan:

-En el segundo cajón al fondo, hay un secreter de madera, tráelo.- Juan obedece al instante.

-Detrás del crucifijo éste- dice señalando la cruz que está sobre el espaldar de la cama – cuelga una llave. Sácala.-

Una vez abierto el cofre- secreter, Juan ve un cuaderno de muchas hojas. Al abrirlo comprueba que está casi lleno.

-¡Llévalo, Juan! Pero debe mantenerse reservado para vos y yo. Para nadie más. No deben conocerlo, es mi voluntad ¿me lo prometes?- Juan va de sorpresa en sorpresa. Ella continúa:

-Quiero que escribas la historia de la vida de mi esposo, Don Ernesto Machado. Ahí está todo anotado. Lo han pedido de la Sociedad donde él fue Presidente por varios años. Debes escribir todo lo que enaltezca a quien todos conocieron y respetaron.- la presión del diálogo parece debilitar a Beatriz, mientras, Juan siente que el sudor corre por su espalda. Ella continúa:

-Juan, no sé cómo explicarlo..., en ése cuaderno escribí muchas cosas que no deben darse a conocer. Escribí lo que no podía contar a nadie..., pero que he perdonado. Recuerda que debes transcribir solamente lo que sea respetable y digno de admiración. Tengo tu promesa, hijo.-

Beatriz parece haber agotado las energías. Juan se apresura a guardar el cuaderno y lo sostiene abrochando

su abrigo.



Está posesionado en la lectura del legado de Beatriz, que sigue resistiendo a su enfermedad. Han pasado dos meses y Juan continúa sorprendido por el contenido del cuaderno.

Es lógico que la mujer haya confiado en él, por cariño, por valoración y afinidad, pero es que además, cuenta con prestigio como escritor, es reconocido por la calidad de sus trabajos que le han dado permanente satisfacción. Don Machado recurrió frecuentemente por un discurso, para escucharle leer algún nuevo cuento, o para compartir las poesías que surgían ante cualquier motivación... ¡Ah! También, por los poemas que acostumbró regalar a Beatriz.

Esto último ocurrió desde que Juan comenzó a escribir a los quince años y Don Machado a deslumbrarse con los resultados de obsequiar una poesía, aunque no fuera suya.

La noche que terminó de leer la totalidad de lo escrito por Doña Beatriz y de extractar mentalmente lo que debía ser aceptable..., Juan no pudo dormir. -¡El canalla de Don Machado! ¿Entonces, Beatriz siempre lo supo?

¡Y yo creía que nada había perturbado la vida de Beatriz!-



Al otro día, va a visitar a la enferma. Como en la otra oportunidad, quedan solos. Pero ahora, la conversación lleva más tiempo por la pronunciada debilidad de Beatriz, que le dice:

-Ya lo sabes todo, Juan. No dejé de enterarme, por supuesto, que a Don Machado lo retiraron muerto de la casa de ésa mujer. Conocí que hubo otros amoríos y sé que hubo otros hijos. Pero ¿sabes? Él siempre regresó a mí, fui lo principal en su vida...., hay algo más. Lo admiré siempre. Yo tenía quince años, cuando nos casamos, y él treinta y cinco. Me amó cada día de nuestra vida en común, nunca tuvo para conmigo una palabra grosera o desatenta. Me rodeó de cuidados y estaba contento cuando me sorprendía ocupada en las tareas de mi agrado, como interminables bordados, la atención de mis plantas, mis dibujos o cualquier entretenimiento que fuera de mi gusto. Siempre tuve autoridad para decidir y él aceptaba todo. La rutina de la casa y las tareas pesadas las realizaban las personas de servicio. -

El rostro totalmente dulcificado por la evocación, resplandece en su palidez.

-¿Pero, ¿usted, Doña Beatriz, le perdonó todas sus infidelidades? Más aún, sabiéndolas ¿nunca le hizo ningún reproche?- otra vez aparece la sonrisa sabia.

-Juan, ¿has conocido...?, mejor dicho ¿ no has vivido todavía un gran amor?- él niega con la cabeza.

-¡Cuando llegue el momento me comprenderás mejor!- agotada deja de hablar y Juan llama para que la atiendan.



Medita sobre todo lo escuchado que ha tomado una dimensión diferente. ¡Qué difícil situación cae sobre su responsabilidad! Si nada hubiera sabido hubiera escrito sobre la personalidad pública del Presidente. Pero..., ahora sabía.

Resultó que, Don Machado, el hombre emprendedor y fuerte, terminante en sus decisiones y casi inflexible en su autoridad. El hombre símbolo del ganador solvente y con prestigio, al que nadie puede adjudicar los errores de un hombre común que se debate entre limitaciones, estuvo siempre amparado por la fortaleza de Beatriz. ¿Qué? ¿Hay algo que no concuerda? ¡Así que la pequeña Beatriz es la gestora del incomparable, Don Machado!

Beatriz, el misterio y la sonrisa. Sólo ella conoce al hombre. Es la que perdona cien veces y otras más... La que no se desmorona en los momentos difíciles y ayuda a su Goliat falible y débil, para que adquiera la suficiente prestancia para recibir los honores y homenajes que los hombres y la sociedad gustan brindar a los poderosos.

Juan, mientras escucha a Beatriz, en esas extrañas y exclusivas entrevistas, pregunta con la mirada, sin palabras, ¿por qué lo hace? ¿Cómo puede, cómo lo logra? Ella entiende las mudas preguntas, pero no las contesta, solo sonríe.

Una semana más y el trabajo está listo. De acuerdo a las indicaciones recibidas, entrega la pequeña obra a la Sociedad que la ha solicitado. Mientras, Beatriz agoniza.



Juan, parado junto a otros, despide los restos de Beatriz. Lo hace en silencio, no necesita palabras. Mario se acerca a él.

-Juan, mamá quiso que te entregáramos esto.- se trata de un pequeño sobre blanco que no tiene nada escrito en el exterior.

Se retira unos pasos, abre el sobre y encuentra un papel donde, con letra pequeña y temblorosa, Beatriz ha escrito:

“Gracias, Juan. Recuerda que, el perdón siempre es fruto del amor.”


Ada Ortiz Ochoa (Negrita)
Sierra Grande- Río Negro- Patagonia Argentina.

martes, 21 de agosto de 2012

Un viaje al corazón de mis deseos

Querida Ester, conozco el respeto y apego que tienes a tus raíces árabes. He comprobado que tus sueños son el resultado de lo que late en tus venas, te endulza el alma e inunda tu corazón.
    Tu ansiado viaje hacia tus raíces lo viviste anticipadamente con una felicidad que se escapaba de todo tu cuerpo, de tu corazón y de tu mente, por eso me emociona tu escrito que es el espejo de tus sentimientos.
    Excelente trabajo, te felicito Ester.

Ada Ortiz Ochoa (Negrita)

jueves, 16 de agosto de 2012

Sierra Grande, gris de invierno y lluvia.



LLUEVE


(Ada Ortiz Ochoa –Negrita)



En esta tarde aletargada y gris

la lluvia me dijo cosas,

que murmuró en mis oídos,

con manso calor acarició mi alma.

Entonces

me sentí renovada y libre,

fui un ave más en una bandada

bulliciosa y ligera en el cielo diáfano,

dibujando signos y palabras

con cada giro elegante y sobrio.

Desde niña la lluvia amiga

prepara un concierto sólo para mí,

y yo me entrego a imaginar

canciones de gotas repiqueteando

en cornisas, techos y balcones.

Pero en esta tarde me trajo sentires,

describió tu soledad y mi cansancio,

arrancó hojas amarillas, pegándoles

en el cristal de mi ventana.

La lluvia me dijo cosas

y yo le contesté: quiero luchar.

La vida continúa y esta lluvia cristalina,

hoy, está lavando mi alma.



martes, 14 de agosto de 2012

Un héroe de novela. (cuento)

¿Un héroe de novela?




Mariano sacó un libro de la Biblioteca popular de la que era socio. Pidió uno de acción y la encargada eligió una novela de Wilbur Smith. Necesitaba elaborar un personaje con las características del héroe tradicional. El secundario nocturno que cursaba a los cuarenta y siete años, le daba cada sorpresa que no ganaba para sustos.

Cuando llegó a su casa era hora bien entrada de la noche. En cuanto apareció en la cocina vio a Nora, su esposa, de rodillas, rodeada de trapos de pisos, un balde y un secador.

¡Mariano! ¡Hola, viejo....! Perdoná, sé que vuelves cansado, pero acá tengo un inconveniente y te pido que lo soluciones. El caño de desagüe está tapado..., y ¡no sé si no está roto! ¡Llegaste justo!- era algo curioso y cotidiano que siempre llegara justo para solucionar problemas, le ocurría en todos lados.

Una hora larga le llevó solucionar el desperfecto. Pensó que un buen baño le sacaría del cuerpo todo el cansancio acumulado. Pero cuando cruzó el pasillo vio luz en el cuarto de su hijo.

-¿Qué haces, Luisito? ¡Cómo! ¿Todavía con los deberes!- su hijo con cara de sueño y de hastío, se lamentó:

-¡Ufa! ¡La señorita nos pide noventa cosas todos los días! Como no llegabas tuve que esperarte...Tengo que entrevistarte, papá.-

-¿Quéee? ¿Entrevistarme? ¿para qué?-

-La tarea dice: “Cuenta cómo transcurre un día en la vida de tu papá”- Lusito se quedó mirándolo, esperando una respuesta.

A esta altura de la noche, Mariano ya no rebobinaba ni la última media hora.

-¿Tiene que ser hoy?-

-Sin falta. Debo entregarlo mañana.-

Le pareció sentir un camión con cinco toneladas de carga cayéndole sin piedad sobre su cabeza y su espalda. Una sucesión de actividades y recorridos que debían ser ordenados cronológicamente, desfilaron por su mente agotada.

¿Cómo reducir a pocos renglones lo hecho durante el día?

Mentalmente hizo el recorrido de imágenes mientras Luisito espera paciente unos segundos y luego sigue con otra tarea.

“Me levanté a las cinco de la mañana, me bañé en diez minutos. Caminé veinte cuadras hasta el garaje donde relevo al cuidador hasta las siete cincuenta y cinco. Dejo con el tiempo justo, para entrar cinco minutos después en la Empresa de Transportes donde trabajo por la mañana. Todo el tiempo cargué cajones en los camiones que debían salir. No paré ni para comer mi merienda. Se hizo mediodía. Corrí hasta la parada del colectivo que me llevo hasta la estación de ferrocarril.

En el trayecto recién pude comer mi merienda. Hice cola media hora, para no perder la combinación y poder llegar a tiempo a mi otro empleo, el de la tarde. Pude lograr un asiento en los vagones abarrotados de pasajeros, laburantes como yo...

Me obligué a cerrar los ojos para descansar algunos minutos e intentar alejar la imagen de hombres y jóvenes peligrosamente colgados de puertas, ventanas y de cualquier saliente de los vagones.

Me despertó el ronroneo de la alarma de mi reloj pulsera y empleé el tiempo siguiente en estudiar. No dispondría de otro momento para hacerlo.

Una hora y media después, llegamos a la terminal. Recorrí a tranco largo la distancia hasta mi otro empleo, el de la fábrica de mosaicos. Cumplí mi horario hasta las diecinueve, media hora después ya estaba en la escuela. Me dieron permiso en el recreo para comprar en el negocio de la esquina el regalo de cumpleaños para mi esposa. Mi regalo para Nora, mi fiel compañera, mi valiente mujer...

A las veintidós salgo de la escuela, Llego a casa, arreglo la cañería...” - se da cuenta que está durmiéndose parado. Reacciona con esfuerzo.

Ayuda a Luisito y reduce su actividad diaria a dos respuestas.

-Mi papá se levanta temprano y se acuesta tarde.

-Tiene dos empleos y estudia.



Luego de la reparadora ducha intenta leer después de recibir el beso agradecido de Nora por el regalo. Es un libro de aventuras y desea sentirse atrapado por el relato, pero el sueño lo vence, aunque logra reflexionar antes:

-¿Cómo puedo llegar a ser un héroe en pleno siglo XXI, si no tengo a mano barcos, rinocerontes, ni leones, ni tribus caníbales, ni piratas, ni pirañas, ni selvas vírgenes....zzzz, como Wilbur Smith?-